¿Colágeno para mi piel? ¡Sí, por favor!

Tenemos asumido que el colágeno es un básico en los productos cosméticos, pero muchas veces nos hacemos un lío y perdemos el foco, pensando que “tomar suplementos de colágeno” es algo para gente mayor y lo asociamos a un producto que “no es para nosotros”… ¡Pues nada más lejos de la realidad!
Últimamente estamos ante un verdadero BOOM de los colágenos orales, y por aquí, no podemos sino alegrarnos: un BUEN colágeno, con una formulación apropiada y componentes que lo complementen, va a ser sin duda un gran “regalo” que podemos hacer a nuestra piel.

PHOTO-2020-09-15-19-58-17
Unique Pink Collagen, una de las fórmulas más completas

¿Cómo funciona todo esto?
Lo primero que hay que tener en cuenta, es que el colágeno es una proteína que se encuentra presente en prácticamente todo nuestro cuerpo, actuando como un elemento de sostén. Existen varios tipos y es importante tener en cuenta, cual es nuestra necesidad. El colágeno tipo I, es el que se encuentra fundamentalmente en la piel, donde forma parte del llamado “tejido conectivo”, el responsable de la estructura de la piel. En otras palabras: el encargado de aportar FIRMEZA.
A medida que van pasando los años, nuestra piel va perdiendo firmeza y elasticidad debido a la destrucción de las fibras de nuestro propio colágeno. Si somos capaces de estimular a las células que lo producen (los fibroblastos) para contrarrestar la pérdida natural, podremos aumentar la síntesis del mismo, lo que se va a traducir en una piel más firme, más elástica, y con menos arrugas.

¿Y no me vale con el de la dieta?
Si dejamos la ingesta de colágeno al azar, no nos aseguraremos ni de estar tomando la cantidad, ni el colágeno adecuado. Se recomienda que la ingesta de colágeno esté en torno a los 10 gramos, una cantidad difícil de alcanzar con la dieta cotidiana. Pero como en todo, aquí no sólo importa la cantidad sino la calidad: tomando un complemento alimenticio de colágeno, nos aseguramos de que, el que tomamos, es el efectivo para lo que deseamos, como hemos dicho antes, si queremos cuidar nuestra piel desde dentro, nos centraremos en complementos ricos en colágenos tipo I y III.

Si descubres sus beneficios, se convertirá en tu “Best Friend Forever”.
Aunque lo más recomendable en el caso de la nutricosmética es establecer una relación a largo plazo, los beneficios del colágeno se empiezan a notar a los pocos días de empezar a tomarlo: mejora en cabello y uñas, mayor luminosidad en la piel, y mayor hidratación. ¿A la larga? Una mejora importante en la elasticidad y sobretodo en la firmeza de nuestra piel, un tono más uniforme, mayor energía y en general, una piel más sana y más joven.
Además, al no tener prácticamente contraindicaciones se puede tomar a largo plazo. Lo dicho: un compañero, para toda la vida.

¿Nuestro favorito? Hay muchos productos hoy en día en la farmacia que sin duda tienen una composición cuidada, potente y efectiva, con estudios y garantías de seguridad y eficacia. Pero lo cierto, es que si hay un colágeno que nos ha “robado el corazón”, ese es UNIQUE PINK COLLAGEN, por su completísima fórmula: además de colágeno, lleva Hialurónico, inulina, fibras de bambú, vitaminas C y B9 y coenzima Q10 entre otros.

Leer Más