¡Tócate las tetas, por favor!

Si hay alguien que a estas alturas no sepa que el día 19 de octubre se celebra el día Mundial Contra el Cáncer de mama es que no es de este planeta. Hoy nuestro post no podía tener otra temática:

Los que nos conocéis sabéis que ambas, Mónica y Beatriz no nos cansamos de difundir en la farmacia, en nuestras redes sociales, o de contárselo a todo aquel que quiera escuchar dos mensajes muy importantes con respecto al cáncer:

Mensaje Number One: Necesitamos una investigación pública y de calidad. Investigación básica, investigación traslacional, laboratorios de inmunoterapia, de genética, estudios de receptores, búsqueda de nuevas dianas, ensayos clínicos… Necesitamos que el gobierno de turno (¡nos da igual el que sea!) invierta en ciencia, ya que es la manera única en la que nos podremos enfrentar, de verdad, a esta enfermedad.

Mensaje Number Two: Tenemos que insistir, insistir e insistir en la importancia de una detección precoz. Detectar un cáncer a tiempo, salva vidas. Así de claro, así de simple.

¿Y cómo hacemos una detección precoz de cáncer de mama?

1- ¡Acude a tus revisiones ginecológicas siempre! Las distintas CCAAs tienen sus planes de detección precoz, adaptados a la población que intentan garantizar su efectividad y viabilidad mediante distintas técnicas de cribado: ecografías, mamografías, exploraciones por parte de tu ginecólogo…[1]

2- La importancia del consejo genético: ¿Hay o ha habido muchos casos de cáncer de mama en tu familia? Algunos tipos de cáncer son hereditarios, debidos a mutaciones en diferentes genes implicados. Actualmente, existen las llamadas “Unidades de Consejo Genético” que analizan las distintas mutaciones y polimorfismos en los genes implicados, para saber si podemos tener o no, una mayor predisposición a desarrollar un cáncer de mama a lo largo de nuestra vida. [2]

3- ¡DIY! Tus tetas van siempre contigo, así que no hace falta que esperes a que alguien te las toque…¡AUTOEXPLORÁTE de manera rutinaria!
Hacer una autoexploración de mamas en casa, es mucho más sencillo de lo que se puede pensar, y aunque parezca algo sin importancia, la tiene, ¡créenos que la tiene! Son muchísimos los cánceres que se han diagnosticado en un estadio precoz porque la paciente se había palpado un bulto mientras se exploraba a sí misma.
Te contamos la forma de hacerlo. Recuerda que es importante hacerlo una vez al mes, siempre una vez que hayas pasado la regla. Si en tu caso, estás en menopausia, fija un día en tu cabeza para hacerlo.

1. Ponte frente al espejo. Primero con los brazos caídos: Busca si hay algún enrojecimiento, algún bulto o anomalía en tu piel, o si ves alguna zona hundida.

2. Ahora, fíjate en que ambos pechos estén a la misma altura.

3. ¡Brazos arriba! En esa posición echa otro vistazo buscando enrojecimiento, bultos o hendiduras y comprueba que las dos tetas se levantan de manera “parecida”.

4. Empieza el momento de palpar: hazlo con tres dedos (de la mano contraria) con movimientos circulares, desde la parte de fuera hacia el pezón. Hazlo en toda la superficie, y por supuesto, en ambos pechos.

5. Repetimos tumbadas: volvemos a palpar, de la misma manera, pero en posición recostada.

6. Acabamos con los pezones, que por supuesto hay que revisar también, apretando para ver si sale líquido.

Pasos para la autoexploración mamaria Infografía3
Pasos para la autoexploración mamaria.  Infografía [3].

Si en esta exploración encuentras alguna “señal de alarma” o algo que no te cuadre, no lo dudes y pide cita exprés con tu gine.

Bibliografía y enlaces externos:
1- https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/deteccion-precoz-cancer-mama2- 
2- https://cicancer.org
3- Infografía: 3 pasos para la autoexploración mamaria. 3 pasos que salvan vidas. HC Marbella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *